Arica, nuestro punto de llegada y partida

Desde Iquique a Arica son 310 kms. No suena mucho, pero en la kombi las distancias se duplican (vamos a la velocidad del paisaje) y cruzar el desierto siempre será un desafío.

Nuestra primera parada fue en la Ex Oficina Salitrera Santa Laura. Esta y Humberstone son las únicas dos salitreras que sobrevivieron al tiempo y a la desmantelación post auge del salitre. Es imposible pasar sin sentir nostalgia por un pasado que no conocimos e imaginarse los sueños de prosperidad que tantos chilenos depositaron en estas tierras. En Chile nos gusta repetir la historia. Antes fue el salitre, ahora podría llegar a ser el cobre. Como nos dijo el guardia del lugar, en Chile la frase “pan para hoy, hambre para mañana” es la mejor forma de explicar como se mueve nuestra economía.

Al pasar Santa Laura, aparece Humberstone y la Ruta 5. El camino cruza la Pampa del Tamarugal y es posible ver un oasis de Tamarugos en medio de remolinos de tierra y un sol que llena la ruta de espejismos.

Al continuar hacia el norte, vas pasando diferentes poblados, unos más grandes que otros hasta aparecer en la cuesta Chiza, un camino en altura que serpentea a orillas de una quebrada enorme, en la que uno se siente muy insignificante. Diferentes óxidos de minerales dan a los cerros colores hermosos y a pesar de que uno podría pensar “dale color, si es pura tierra”, el paisaje te traga y te obliga a contemplar en silencio.

Casi al salir de la cuesta, en la ladera de uno de los cerros aparecen los Geoglifos de Chiza. Estos geoglifos fueron hechos por culturas precolombinas, dibujando con piedras más oscuras sobre el suelo de tierra, formas de animales y hombres. Se cree que son expresiones artísticas, pero también que servían para guiar a caravanas que cruzaban desde Bolivia o Perú hasta el río Loa. Para nosotros sigue siendo difícil creer que cruzaban esas distancias a pie.

Al ver las Presencias Tutelares ya sabes que estás cerca de Arica. Estas esculturas representan la cosmovisión andina y se levantan en medio del desierto en una zona, que después supimos es recurrentemente utilizada para encuentros astronómicos.

En Arica nos recibió Mario, amigo de la mamá de Jupa quien nos recibió en su casa como si fuéramos sus hijos. Nos iba a dejar o a buscar si lo necesitábamos, nos invitaba a comer, vimos películas y compartimos noches de piscolas durante toda nuestra estadía en Arica. No esperábamos quedarnos tanto tiempo pero al ser la última ciudad antes de internarnos en el altiplano teníamos que partir preparados.

Uno de los días en Arica, la familia de la tía Jacky Crawford nos invitó a un asado a su casa. Que manera de comer! Fue una tarde bien compartida, con harta conversa y comida. Muchas gracias nuevamente por recibirnos así!

Arica fue nuestro centro de operaciones para dar inicio oficial a este viaje por Chile. Los invitamos a seguir esta aventura y a compartirla, ya que mientras más seamos, mucho mejor!

Déjanos tu comentario

comentarios :)

Join the discussion 4 Comments

  • roberto mejias stuven dijo:

    aupa!!!!,fuerza y exito.abrazo

  • Antonio dijo:

    Me encantó esta página, estas fotos, esta publicación y este hermoso proyecto, a mi parecer le falta al pueblo chileno que aprecie mas la rica cultura que ha sepultado gracias a los avances economicos. me preocupare con todo de propagar esta noticia, aunque no tenga los medios para hacerlo, se que uno que otro compadre o comadre la seguira con la misma pasión que yo. Saludos Daniela y saludos Juan Pablo, espero que sigan mostrando estos niveles de calidad en sus publicaciones y espero con ansias su proximo video!

  • Hernan dijo:

    Se pasaron con este proyecto. Es un sueño que toda mi vida he querido hacer. Pero lo mas extraordinario es como dos jóvenes se hacen a la carretera con un fin tan noble que es mostrar a nuestras próximas generaciones algo que de va desapareciendo. Las tradiciones que muchos de nosotros no conocemos.

    Suerte y viento en popa, mas bien bencina en combi.

  • Kevin dijo:

    Este proyecto es lo máximo. Sin duda espero que sigan realizando este tipo de viajes para concienciar a la población chilena de que tenemos un gran patrimonio que cuidar y preservar para nuestras futuras generaciones.

    ¡Ánimo!

Leave a Reply