Hazlo tú mismo

By Junio 11, 2017Un día a la vez

De vez en cuando nos llegan mensajes de ustedes preguntándonos sobre qué será mejor, si comprar la kombi ya camperizada o hacerlo uno mismo. Nuestra respuesta siempre termina siendo la segunda, la “hazlo tú mismo”, pero creo que nunca hemos explicado porque creemos que es la mejor opción. No la más fácil, no la más rápida, pero si la mejor.

Cuando compramos la kombi no teníamos idea en lo que nos estábamos metiendo. Habíamos elegido camperizarla nosotros mismos para poder ahorrar dinero pero no éramos conscientes de lo importante que sería esa decisión.

Hacer las cosas uno mismo te obliga a dedicarle tiempo a tu proyecto. Cada momento libre del día estábamos o buscando ideas en internet o recorriendo los pasillos de ferretería para ver que podíamos hacer con lo que teníamos a disposición. Pero lo más importante del proceso es que al hacer las cosas uno mismo, te vas a equivocar y ahí está la gracia de todo.

Equivocarte te obliga a agarrar fuerzas para arreglar el tras tiempo. Equivocarte te hace celebrar las veces en las que lograste que algo calzara perfecto. Equivocarte te muestra que eres capaz de corregir tus pasos y de que en realidad, ningún error es tan terrible como para frenar tu proyecto.

Hacer las cosas uno mismo te ayuda a silenciar esa voz mental que nos hace creer constantemente que no seremos capaces de hacer lo que nos proponemos. Es que nunca has trabajado madera, es que nunca he salido sola, es que nunca he escrito algo y obviamente habrá gente que lo hará mejor que yo. Y sí, siempre habrá gente que lo hará mejor que uno mismo, pero eso no es motivo para no intentar la tarea y recibir todos los beneficios que vienen con ella.

Es como si me preguntaran si es que recomiendo hacer un tour en X ciudad o no. Y yo te diré ahora, que no. No tomes el tour. Sale y piérdete. Toma el mapa y has como que sigues una ruta. Entra en las tiendas, habla con la gente, pregunta, sumérgete en ese lugar que estás visitando. No te metas a un tour. El tour te llevará, te empujará, te dirá que es lo que tienes que mirar, que es lo que tienes que fotografiar, pero el tour se roba la esencia del viajero. No será capaz de entregarte la emoción de descubrir que ya no estás perdido y que llegaste. No será capaz de demostrarte de que puedes hacer cualquier cosa, porque es cierto, que puedes hacer cualquier cosa.

Así que mi consejo es simple. Hazlo tú.

No te compres la kombi lista. Hazla tú.

No te tomes el tour. Hazlo tú.

Hazlo tú mismo aunque no sepas como empezar. Investiga, dale tiempo, créete el cuento y hazlo. Mide, tantea, comete errores y hazlo. La mejor escuela serán esos errores, y no habrá forma de superar la emoción de ver algo que tu creaste desde cero, terminado.

Déjanos tu comentario

comentarios :)

Leave a Reply