Querido Viejito Pascuero

By Diciembre 23, 2015Bitácora de Viaje

Sabemos que ha pasado mucho tiempo sin que tengamos la oportunidad de comunicarnos, ya estamos más viejos y además hemos tenido harta suerte y hace mucho que no sentimos necesario pedirte nada para navidad. Pero esta navidad es diferente, es la primera navidad que pasaremos lejos de nuestras familias y amigos, la primera navidad que no podremos abrazarlos y la primera navidad en la que dependemos completamente del otro.

No sé si te acuerdas pero el año pasado cuando estábamos en Antofagasta, dejamos a Amunche al cuidado de nuestros nuevos amigos y tomamos un avión para pasar este día rodeados del cariño familiar. Nos juntamos con nuestros amigos, jugamos al amigo secreto, conocimos a los nuevos integrantes de la familia y acortamos la distancia que nos separaba por unos días, esa distancia obligatoria que  aparece por esta idea loca de vivir viajando.

Este año no hicimos lo mismo y todo se siente tan extraño. No hay nadie a quien regalarle nada, no hay ninguna cena que organizar (o en la que ayudar en verdad), ni siquiera un árbol de navidad que adornar. Pero entendemos que los regalos, las cenas y los adornos son solo cosas que acompañan lo que en verdad queremos pedirte.

Viejito, esta navidad queremos pedirte que pongas en una cajita todo el amor que sentimos por nuestras familias y se las vayas a dejar donde estén. Que les mandes un abrazo apretado a nuestras mamás, a nuestros papás, a nuestros hermanos y que en cada sonrisa recuerden la nuestra y sientan que estamos allá riendo con ellos. Tenemos tantos abrazos de sobra esta navidad!

A nuestros amigos que están celebrando la llegada de nuevos integrantes a sus hogares, a los amigos que están empezando nuevas vidas con sus parejas, a nuestros amigos que están cerrando etapas, creciendo y cumpliendo metas, a todos esos amigos hermosos que tenemos, mándales un montón de alegría para que este año sigan celebrando la vida como siempre y porfa viejito, que no crean que los hemos olvidado, los llevamos siempre en nuestros pensamientos a pesar de que no seamos tan buenos para comunicarlo.

A nuestros tíos y primos, sobre todo a los que están partiendo sus propias aventuras como padres, a los que están emprendiendo y a los que están siguiendo sus sueños, mándales todo el apoyo de nuestra parte, que a pesar de estar lejos estamos pendientes de sus triunfos y cada paso que van avanzando.

Y viejito, antes de seguir pidiéndote cosas, quiero que me ayudes a dar las gracias a quién corresponda por hacer posible esta aventura loca de la que somos parte. Mándale por favor, un gracias enorme a todas las personas que hemos conocido en este viaje y que nos han abierto las puertas de sus hogares, nos han hecho parte de sus familias y nos han dado más de lo que alguna vez esperamos recibir. A todos esos duendecitos que han hecho posible nuestro viaje, mándales todos nuestros mejores deseos porque son personas hermosas que se merecen todo. Porque es muy fácil recibir a tu familia y amigos en tu hogar, pero darle un espacio tan llenito de amor a desconocidos, es algo que nos ha maravillado y es el motivo principal por el que seguimos viajando. Dile a toda esa gente que llamamos “gente amor” que estaremos por siempre agradecidos y que el día que nos establezcamos en algún lugar, nuestra casa será la suya.

Y ya que estamos en esta viejito, aprovecho de pedirte que les mandes mucho ánimo y cariño a todos los viajeros que hemos conocido y que hoy están en la misma que nosotros, entre añoranzas y deseos de moverse, entre las ganas de quedarse y de partir, entre querer abrazar a todos sus brazos conocidos y todos los que quedan por conocer. Mándales nuestros saludos y agradecimientos por tanta inspiración compartida, por tanto cariño regalado.

¿Sería posible pedirte una última cosa? Es que este último año ha sido tan hermoso, hemos aprendido tanto, hemos compartido tantas realidades, conocido a tanta gente linda, que lo único que podemos pedir es que las rutas que haremos este 2016 sigan estando llenas de amigos que aún no conocemos, de trabajos que aún no hemos hecho, de visitas que aún no han llegado, y que podamos seguir inspirando a más personas a perseguir sus sueños, a iniciar sus aventuras, a perderle el miedo a lo desconocido y sigan enviándonos tanto amor como hasta ahora.

Que es el motor de todo. La mejor comida. La mejor bencina. Los mejores paisajes. Están llenos de amor.

Feliz navidad y te dejaremos nuestros abrazos en Hornopirén.

Dani y Jupa.

Déjanos tu comentario

comentarios :)

Join the discussion One Comment

Leave a Reply