Reflexión (1) | Aprendizajes

By Noviembre 10, 2015Reflexiones

Las vibraciones en el retrovisor apenas logran mostrarme el brazo de mi mamá agitándose en el aire en señal de despedida. Por el camino de tierra mi hermano corre frente a nosotros, guiando el paso. Al llegar a la intersección le grito “chao te quiero” y nos alejamos, lento, pero lo hacemos. Tomamos la carretera y en Hijuelas le digo a mi papá por teléfono “ahora si, ya nos fuimos”. Lo único que queda es asumir que es cierto. Pasando el túnel el Melón suelto las primeras lágrimas y comienza este viaje.

3 meses han pasado desde ese día. A veces siento que es mucho tiempo y otras, que es tan poco. Creo que la razón es porque siento que en estos últimos meses he aprendido más y más rápido que en los meses que permanecí trabajando en Santiago. Y esta reflexión trata sobre aquello que hemos aprendido (Juan Pablo y yo) en estos primeros tres meses de viaje por nuestro país.

No le tengas miedo a lo desconocido

Esa ciudad que no conoces, esa ruta por la que nunca has andado, las cosas que nunca has probado, son casi siempre sorpresas agradables que después se transforman en los mejores recuerdos. Si hubiéramos escuchado las veces que nos dijeron “por favor cuídense, no se queden en cualquier parte” nos habríamos perdido la mitad de las cosas que más atesoramos de estos meses. Se valiente, el mundo (o en este caso, Chile) es hermoso.

Confía

En tu instinto, en los demás y en ti. Las personas en general son más buenas de lo que nos imaginamos, por eso, hazle caso a tu instinto. Si algo no está bien, ese sexto sentido te avisará, síguelo, se equivoca pero la mayoría de las veces tiene razón. Confía en lo que puedes hacer, en lo que puedes soportar, en lo que eres, porque uno siempre es la primera barrera frente a cualquier problema.

Adáptate

Uno es capaz de vivir con poco. Si nos desgastamos pensando en las comodidades que no tenemos, sólo logramos amargarnos el día. El ser humano tiene una capacidad de adaptación impresionante. Mira a tu alrededor y te impresionarás de cuantas de esas cosas que te rodean no son necesarias para vivir.

Regala, ofrécete, comparte

Cuando estas de viaje tienes tiempo. Es uno de los recursos de los que más dispones. No lo malgastes. Ofrécelo a la gente que te rodea, puedes ayudar en el hostal del dueño que te recibe, lavar loza en la casa en la que estás invitado, hacer el contacto a alguien que necesita trabajo, o incluso hacer algo que esa persona no ha hecho porque no tiene lo que a ti te sobra. Tiempo.

Eres capaz de hacer más de lo que piensas

Yo antes nunca hecho algo en madera, menos ocupar una sierra eléctrica o una caladora. Y nuestra kombi está construida por nosotros. Nunca me imaginé que a los tres meses de viaje no extrañaría mi cama o mi casa. Extraño a la gente, de antes del viaje y a la gente que voy conociendo, pero aprendes a aceptar los cambios, aprendes nuevas cosas.

Todos tenemos talentos, aprovéchalos

En mi caso es hacer videos, de ninguna forma perfectos, pero es algo que puedo ofrecer al resto. Estamos financiando nuestro viaje a través de nuestros talentos y más que la recompensa monetaria, la mayor gratificación es saber que de alguna manera estamos ayudando a que ese hostal, restorant, o emprendedor pueda darse a conocer y así con suerte, crecer. Ellos no pueden hacer un video o una web por su cuenta, nosotros podemos y así como nosotros ofrecemos nuestros servicios, otras personas nos ofrecen su ayuda a cambio.

No viajes con prejuicios

No dejes que los comentarios de otros afecten tu visión de un lugar. Que “Calama es horrible” o que “Antofagasta está llena de narcos” o que “el norte es feo y fome” y así muchos otros. Todos esos comentarios vienen de la experiencia de una sola persona que muchos acostumbran a repetir, pero en el viaje todas las experiencias son diferentes y para mi, si bien Calama no es la ciudad más hermosa del norte, está llena de música, arte callejero y caporales, Antofagasta está llena de amigos y el norte tiene los mejores atardeceres que hemos visto. Dale la oportunidad a cada nuevo lugar de mostrarse ante ti.

El éxito depende de ti

Y qué es el éxito? Para algunos es tener el cargo más alto en su empresa, tener la casa, el auto, los restoranes, los 20 días de vacaciones. Para otros es la sensación de libertad, de que todos los días sean una incertidumbre, una aventura, y para otros es poder vivir haciendo lo que amas, de tener la oportunidad diaria de ser útil. Sea cual sea tu opción de éxito, todo depende de ti. Los frenos o obstáculos siempre estarán presentes, depende de uno hacer que desaparezcan.

 No me las quiero dar de sabia ni de nada por el estilo, estoy muy lejos de eso. Pero si luego de leer esta pequeña reflexión, las ganas de salir a conocer el mundo se te metieron en la guata, te prometo que no hay excusa lo suficientemente fuerte para quedarte quieto.

Déjanos tu comentario

comentarios :)

Leave a Reply