Reflexiones para una vida simple, plena y feliz

Cuando partimos este viaje en septiembre del 2014, nunca nos imaginamos que nos cambiaría la vida. El vivir viajando marcó un antes y un después y nuestro estilo de vida se alteró para siempre. Ahora somos más conscientes de nuestro alrededor, más agradecidos de lo que tenemos, más desapegados de la comodidad, de lo estable, más arriesgados, menos miedosos.

La kombi nos llevó a recorrer un viaje interno de crecimiento y hoy sentimos la responsabilidad de compartir con ustedes los aprendizajes de mirarse hacia dentro, de creer para ver, de ser sobre tener. El viaje es una búsqueda constante, una aceptación al cambio, un amor frente a lo desconocido.

Que estás reflexiones te ayuden tanto como me han ayudado a mí.

Dani.

Un día a la vez

Reflexiones diarias de la vida estática de una viajera

Disipadores de miedos