Viajeros en la Ruta #1: Upa Chalupa!

Viajar se ha transformado en uno de nuestros verbos favoritos. Viajar es descubrir y descubrirse, es aceptar el movimiento, la incertidumbre, los no saber, como un estilo de vida.

En nuestro caso, Viajar nos entregó una de las experiencias más enriquecedoras de nuestras vidas en parte porque aprendimos, cambiamos, nos simplificamos y agradecimos cada día de esta aventura. Ahora que estamos más quietos (seguimos en Santiago, con proyectos de trabajo) necesitamos inspiración viajera. No queremos olvidar nada de lo aprendido y por lo mismo se nos ocurrió comenzar esta sección “Viajeros en la Ruta”.

Trataremos de entrevistar a amigos de viaje y a viajeros a largo aliento para que compartan sus experiencias con nosotros y así juntos, sigamos inspirándonos para dejar los miedos de lado y emprender el viaje que sueñas.

Así que, basta de rodeos! Hoy tenemos invitados! Con ustedes Caro y Vic de Upachalupa!

 

  • Nombre del Proyecto/Viaje:
  • Nombre de los tripulantes:
  • Profesión:
  • Fecha inicio del viaje:
  • Tiempo de vivir viajando:
  • Trayecto recorrido:
  • Transporte /Hogar:

UpaChalupa!
Caro y Vic
Diseñadores Gráficos
15-Julio-2013
3 años, 3 meses
De Alaska a Chile, 14 países, 60.000+ kms.
Piscola – Ford F250 1996 + camper.

¿Cómo fue que el viaje se transformó en una realidad? ¿En que estaban antes de que cambiara todo?

Estábamos viviendo en Chiloé, trabajando para un Hotel nuevo y de un día para otro despidieron a Vic. En ese momento fue todo negro, pero duró como 2 horas solamente, porque nos acordamos de la Working Holiday Visa con Canadá y decidimos partir para allá y volver manejando a Chile.

¿Descríbenos tu hogar/transporte.  ¿Por qué lo eligieron? ¿Qué significa para ustedes? ¿Qué es lo que más les gusta de él?

La Piscola es lo máximo! Es una camioneta vieja (Ford F250 de 1996), pero aperrada. Es 4×4 así que nos lleva a todos lados. Falla, sí, bastante, pero nos ha sabido transportar por más de 60.000 kms y creemos que aún le queda para un buen rato más. La convertimos para andar con aceite vegetal quemado como combustible, por lo que nos da algo de trabajo conseguir y limpiar nuestro combustible, pero es muy gratificante a la vez ya que al ser un combustible vegetal y no fosil, reduce las emisiones de CO2 entre un 70 y 80%

En el pick up trae una pop-up camper (sube y baja el techo) bastante amplia para nuestro gusto. Tiene cama matrimonial, refrigerador, cocina a gas, sofá-cama para invitados y hasta baño con ducha teléfono. Todo bien distribuido en 8 m2 aprox.

¿Cuáles fueron los obstáculos que enfrentaron antes de partir?

La verdad es que no muchos. Nos fue bastante fácil tomar la decisión, ahorrar y partir.

 

¿Qué ha sido lo más gratificante de la aventura?

El poder ir aprendiendo distintas habilidades en el camino que ha nacido por necesidad: Mecánica, Redacción, Relaciones Públicas. También el mismo hecho de conseguir y limpiar nuestro combustible. Y además, el poder inspirar a nuevos viajeros, ayudarlos a vencer sus miedos y aclarar dudas.

¿Qué ha sido lo más difícil del viaje? ¿Cómo lo han superado?

Sentimos que no hemos tenido experiencias tan difíciles, pero podríamos decir que al principio teníamos muchos miedos relacionados con la plata “qué pasa si se nos acaba la plata y no alcanzamos a llegar?”, “Hasta cuándo nos irán a durar los ahorros?” y lo resolvimos en México cuando después de un año de viaje nos quedaban USD$120 y nos pusimos a trabajar en línea, ofreciendo nuestros servicios de Diseño Gráfico.

¿Qué es lo que más han echado de menos estando en viaje?

La familia, los amigos y la comida chilena!

 

¿Cuál ha sido su manera de sustentar el viaje?

En Canadá trabajamos 1 año con la Working Holiday Visa y logramos ahorrar plata para viajar por 1 año. Cuando el dinero se nos acabó comenzamos a ofrecer servicios de Diseño Gráfico a distancia y con eso nos hemos mantenido estos últimos 2 años y 3 meses.

¿Sientes que el viaje los ha cambiado? ¿Qué aprendizajes les ha entregado?

Sí, muchísimo. Nos ha forjado carácter, nos ha hecho más fuertes y nos ha unido muchísimo como pareja. Hemos aprendido a ser más generosos, tolerantes y adaptables. El viaje nos ha hecho más creativos, independientes y hemos vencido miedos que antes rondaban en nuestras mentes.

Hemos reafirmado que uno tiene que salir para conocer bien a la gente y a los distintos países. Las noticias son sensacionalistas y muestran lo peor de cada lugar, asustando a la gente, haciendo que vivamos encerrados. Nos dimos cuenta de que mucha gente nos quería ayudar, ofrecer alojamiento, comida o compartir una conversación.

¿Cuáles son las mayores diferencias de vivir fijo en un lugar y de vivir viajando?

Ufff varias…

  • Que no existe una rutina
  • Nuestra oficina cambia a medida que nos vamos moviendo
  • La vida se simplifica al máximo, desde tener poca ropa en el closet, comprar lo mínimo en el supermercado, no acumular cosas.
  • Nos hemos hecho más conscientes del uso de recursos: agua, luz, gas. Son mucho más limitados entonces hay que estar atentos a usarlos responsablemente.
  • Cambian los climas, los acentos, las comidas, las personas.
  • Se conoce a mucha gente nueva, aumentan las experiencias, uno está más expuesto a que le sucedan cosas.

¿Qué le dirían a alguien que está soñando con este estilo de vida, pero aún no se atreve?

Que no hay que pensarlo tanto, que le van a pasar más cosas buenas que malas y que si no lo hace se va a arrepentir el resto de su vida!

Donde están ahora y qué planes tienen a futuro?

Estamos en Puerto Varas, luego a Chiloé y la Carretera Austral hasta el fin del mundo!

SIGUE EL VIAJE DE UPA CHALUPA

Web Upa Chalupa
 Facebook

Déjanos tu comentario

comentarios :)

Leave a Reply