Viviendo En Antofagasta

Para llegar a Antofagasta elegimos la ruta de la costa. Por aquí pasas por Taltal, una ciudad pesquera/minera que nos recibió el 18 de Septiembre y uno de los pocos lugares en Chile en los que puedes instalarte en la playa con camping y todo y nadie llegará a cobrarte.

El camino por la costa es muy lindo y se pasa volando. Pero al llegar a Paposo, el camino costero termina y la cosa se pone complicada. Empieza una cuesta, al principio recta y empinada, para luego empezar con las curvas. Así pasamos del nivel del mar a subir a los 2.600 msnm,  la kombi se portó un siete. Después de la cuesta, el mar desaparece y solo hay viento y desierto. Y así, medios acalorados, llegamos a la ruta 5 y a los carteles que anunciaban a Antofagasta.

En ese momento nos dimos cuenta que era la primera ciudad grande en la que nos quedaríamos sin conocer a nadie. Así que nada se pierde con preguntar: “Algún alma caritativa que nos reciba en Antofagasta? Sólo pedimos estacionamiento para Amunche y una ducha” y fue así como ese mensaje nos tuvo viviendo 5 noches en Antofagasta.

Los primeros en recibirnos fueron el David y Juan García, ambos amantes de los escarabajos y las kombis, nos recibieron en su casa con un almuerzo hecho por su mamá Gina. Compartimos historias del viaje y gestionaron con otro miembro de la comunidad un lugar donde quedarnos. Nos llevaron hacia el lado norte de Antofagasta y conocimos a Elizardo, dueño de una kombi y un viajero por naturaleza. En su kombi recorrió varios países y ahora está arreglándola después de que un camión la abollara. Elizardo suele recibir a viajeros, pero sólo en kombis, si llegas en una Toyota… ni lo pienses. Elizardo y su familia, nos recibieron en su hogar como si nos conociéramos de siempre.

Con David, Juan, Alejandro y Gina, que nos recibieron y cuidaron en Antofagasta.

Los primeros en recibirnos fueron el David y Juan García, ambos amantes de los escarabajos y las kombis, nos recibieron en su casa con un almuerzo hecho por su mamá Gina. Compartimos historias del viaje y gestionaron con otro miembro de la comunidad un lugar donde quedarnos. Nos llevaron hacia el lado norte de Antofagasta y conocimos a Elizardo, dueño de una kombi y un viajero por naturaleza. En su kombi recorrió varios países y ahora está arreglándola después de que un camión la abollara. Elizardo suele recibir a viajeros, pero sólo en kombis, si llegas en una Toyota… ni lo pienses. Elizardo y su familia, nos recibieron en su hogar como si nos conociéramos de siempre.

Al día siguiente, Elizardo estuvo trabajando todo el día y nosotros, que no queríamos importunar nos fuimos a pasear por Antofagasta. Estábamos en La Portada, cuando nos llamó el Juan (dueño de la Lucy, una  kombi T1,) y nos invitó a dar un paseo con su familia.

Lo seguimos por la costa hacia la Caleta Constitución, frente a la Isla Santa María, al norte de Antofagasta. Llegamos a la casa del tío y nos encontramos de pronto como invitados al cumpleaños número 3 de la Maite. Comimos rosquitas y tomamos chocolate caliente, vimos el show que armaron las primas y nos sentimos como parte de esa familia por un instante. Con el corazón llenito, volvimos a Antofagasta a la casa de Felipe, otro miembro de la comunidad VW Brothers y dueño de un escarabajo azul, “La Fragata Portuguesa”.

A la izquierda, El Palomo. Arriba, Lucy.

El Felipe es músico y bodyboarder profesional. Ahora estaba fuera del agua por un accidente que lo dejó sin mar por unos buenos meses. Por pura coincidencia, ambos (Daniela y Felipe) habíamos trabajado juntos en Santiago en un evento para el guitarrista Andy Timmons y aquí estábamos, 8 años después yo y Jupa en su casa.

8 años atrás

y así nos vemos hoy.

Al día siguiente éramos casi “invitados de honor” a la junta de VW Brothers de Antofagasta. El Juan, David y Felipe fueron los encargados del asado, la Gina hizo churrascas y Amunche con sus paneles solares, estuvo encargada de amplificar la música durante toda la tarde (Gracias Tritec!).

Fue nuestro primero asado oficial del 18. Comimos rico, lo pasamos bien, nos reímos y conversamos y sentirse tan bienvenido es algo que agradeceremos siempre.

Al día siguiente el Felipe nos había invitado a pasear por la ciudad. Fuimos al Puerto Pesquero y vimos a un pelícano atrapado en un balde, mientras sus amigos trataban de ayudarlo. Y en el puerto, vimos a otro pelícano flotando sin cabeza, entre los lobos marinos. Almorzamos cazuela y reineta en el Mercado Central, conocimos las ruinas de Huanchaca, antigua fundición de plata boliviana, el Auto Club, un club de la alta sociedad de Antofagasta, con piscina, canchas de tenis, de golf, una playa privada y con más verde que la ciudad completa.

El Felipe quiso llevarnos a conocer las dunas al sur de Antofagasta y luego de un camino de tierra y calamina, llegamos en la Fragata a ver el atardecer. Ese día nos despedimos del Felipe, tenía que volver a Santiago y nosotros nos mudamos a la zona norte, a la casa del Edmundo, amigo de Jupa que nos recibió dos noches más. Edmundo y Jupa eran amigos sin conocerse físicamente. Se conocían por foros automovilísticos y por Facebook y fue el Edmundo el que le dio el dato a Jupa de que en Antofagasta estaban vendiendo el auto que Jupa llevaba buscando 1 año. Eso fue hace 6 años atrás y esta era la primera vez que se veían.

Muchos dicen que en el norte la gente no es amigable. Que Antofagasta está llena de delincuencia, drogas y tráfico, que la gente es envidiosa y que hay que tener cuidado en todos lados. Pero nosotros no vimos eso. Vimos una ciudad habitada por gente amable, por familias que nos recibieron en sus hogares, con real curiosidad y empatía por lo que estamos haciendo.

Nosotros vimos un Antofagasta humano y eso nos hizo irnos queriéndola. Antes de entrar a la ciudad habíamos pedido solo estacionamiento y una ducha, pero ganamos amigos, que es mucho más de lo que esperábamos.

Déjanos tu comentario

comentarios :)

Join the discussion One Comment

  • La Romi dijo:

    Me encanta!! Espero q tengan el mismo recibimiento en todo Chilito y q la kombi siga aperrando tan bien como lo ha hecho. Un abrazo gigante amiguitos de su fan n* 1

Leave a Reply